Resultado de imagen de perdon

Ads

A lo largo de tu vida tendrás distintos tipos de relaciones (pareja, laboral, familiar, etc) en donde se generarán diferencias que te llevarán a confrontaciones innecesarias que darán lugar a roces, peleas, rencores, tristezas, penas y demás.

Siempre culparemos a otra persona de lo que nos pasa sin asumir nuestra responsabilidad, casi siempre porque desconocemos los motivos. Pasamos por alto en realidad lo que le hemos hecho al otro o simplemente lo negamos por el miedo a ser señalados.

Cada acción que cometes y que lastima a alguien, carga con ella una emoción dolorosa o medrosa. Esa emoción a veces la tenemos muy escondida dentro nuestra y no la percibimos, por lo que es necesario ser reflexivo y sensatos con uno mismo para poder encontrarlo. Una vez que lo encuentres sabrás que tú eres el elegido para pedir perdón y no la otra persona.

Actuaste por miedo, no lo sabes porque nuestro sistema nos obliga a esconderlo. Una vez que lo encuentras sentirás como todo se aclara y entrarás a un estado de estabilidad entre tus acciones y pensamientos, generando empatía con la persona a la que le debes ese perdón. Por esa razón surge la necesidad de pedir disculpas o perdón. No nace de la culpabilidad, sino del entender y asumir nuestras acciones.