Muchas veces se nos acercan algunos a pedirnos solo cuando necesitan algo, otros por su parte se acercan por exigencia sin ofrecimiento alguno de agradecimiento. Aparentemente motivados por una ordenanza.

Ads

Una de las situaciones más complejas en el mundo, más que la naturaleza misma, son las relaciones entre los humanos, o bien llamadas la relaciones interpersonales.

Desde tiempos del inicio de la humanidad una de las cosas que nos distinguió significativamente de los animales, era el principio de la empatía y el intercambio, además de la cultura y nuestro lenguaje

El intercambio con otros de nuestra misma especie, es un arraigo biológico inmutable que prevalece desde siempre. Pero muchas veces está condicionado a las capacidades y también a la retribución o reciprocidad.

Un principio para las relaciones

Dar lo necesario en una relación y da más cuando recibas más. Un estudio realizado en Estados Unidos, reveló que la gran cantidad de parejas infelices o divorciadas, eran victimas de la dádiva de uno sin la retribución del otro.

Ads

¿Qué quiere decir esto?, que si queremos cultivar relaciones sanas, de la misma manera en como recibamos cariño, amabilidad y ternura, de esa misma manera podemos ofrecerla a nuestros semejantes para estar en armonía.

Para dar lo necesario tenemos que conocer las carencias del otro, a veces nos enfrascamos en dar más de lo que tenemos o podemos y es un error que va en detrimento nuestro, porque estamos excedidos a complacer al otro.

Cuando establecemos una relación, nuestro sentido de intuición deberá estar alerta para ofrecer aquello que sabemos necesita la persona, sea afecto, un poco de amabilidad o algún bien material porque no.

Ads

 

No es ser egoístas es ser sabios

Ver por la necesidad de una persona es ser certeros, efectivos, ser sabios. Muchas personas creen que si dar lo necesario es ser mezquinos de otras cosas que puedas ofrecer.

Pero no, bien es sabido que si una planta se riega en exceso muere de ahogo, y es así, a medida que recibamos damos, es estar en equilibrio con uno mismo y con nuestro entorno.

Una persona que sabe dar lo necesario y en la medida exacta, es sana internamente y emocionalmente, no anda en búsqueda de ofrecer para ser querido, sabe en como responder ante cualquier situación sentimental.

Las personas que demandan de nosotros más, suelen ser posesivas y muchas veces están cegadas por su propio egoísmo, esas exigencias infundamentada que nacen por un compromiso es algo que no se puede soportar.

Ads

Lo que doy, eso espero recibir

Cuando tomamos esta actitud acertada, tenemos que estar lo suficientemente firmes de no pedir de la misma manera que ha hecho la otra persona, tener las cosas claras para encaminar un buen rumbo.

Acordar que aquello que necesitas es distinto a lo que yo necesito, y por ende si estamos juntos como parejas estamos en la capacidad de ofrecérnoslo para estar en completa armonía en la relación y ser felices.