Nos pasamos la vida diciendo frases como “necesito una amiga que me lleve de paseo” o “un novio con carro”, entre otras cosas y en realidad, no notamos de que a nuestra vida no llega quienes queremos, sino a quienes necesitamos.

Ads

Pues nunca te has preguntado ¿por qué esa persona llego a tu vida en el momento en la necesitabas a alguien?, esas personas no son casualidad, llegan a nuestra vida con algún propósito.

En el camino de la vida vamos encontrándonos con personas que son pasajeras y otras que son duraderas, pues esas personas que son duraderas son aquellas que la vida se encargó de colocar en nuestro camino, las personas que necesitamos.

En ocasiones sólo le prestamos atención a las personas que necesitamos que nos brindan la respuesta que buscamos, y no nos percatamos que en nuestra vida han aparecido otras que nos dieron la respuesta que necesitamos y no las notamos.

Cada persona que aparece en nuestras vidas lo hace con algún propósito, pues Dios y la vida se encargan de poner a todas las personas correctas en nuestro camino para que cumplan su misión y ayuden a cumplir la nuestra.

Piensa siempre en lo que tienes y no en lo que te falta

Al igual que con las personas, nos pasa con las cosas materiales pues siempre estamos pensando en las cosas que queremos y necesitamos, pues mientras más tienes más quieres.

Ads

La mayoría de las personas tendemos a enfocarnos en lo que nos falta en vez de agradecer por lo que ya tenemos, de igual manera pasa con las personas que aparecen es nuestras vidas.

 

Nos preocupamos por conseguir personas que cumplan las expectativas que deseamos y no agradecemos por las personas que la vida nos pone en el camino, y que sin darnos cuenta van cambiando nuestra vida.

Ads

Los seres humanos tenemos el defecto de buscar personas que resuelvan por completo nuestros problemas y, una vez que las hallamos, las utilizamos y las dejamos de lado, siendo este uno de los mayores problemas de la sociedad.

Pues es hora de que nos demos cuenta de que la vida y el universo conspiran para poner a las personas que necesitamos en nuestro camino y no a las que queremos, pues las cosas en esta vida no pasan por casualidad.

Agradece a la vida por cada cosa material y por cada persona que aparezca en tu vida, pues cada una de ellas llega a ti con una misión y un propósito.

Deja de preocuparte por las personas que quieres que en tu vida aparezcan y por las cosas que aún no tienes, preocúpate más bien por conservar las que tienes y has podido construir.

Pues en esta vida todos tenemos una misión y todos somos las personas que necesita otra persona para ayudar a cumplir los sueños, pues todos somos un propósito en la vida de los demás.

Ads