La felicidad en los genes, corresponde según un estudio de un equipo internacional, al alelo A de la amida hidrolasa de ácidos grasos. El cambio de  este gen dilata la degradación química de la anandamina.

Ads

El cannabinoide endógeno, incrementa las emociones de más alto grado de placer y reduce la percepción del dolor. América del Sur o África Occidental, han sido declaradas como los más felices. Por su mayor prevalencia en el alejo A, según diversos estudios realizados.

El gen de la risa y la Sonrisa

Se ha demostrado científicamente, que ambas se dan en mayor cantidad en los alelos cortos para el gen 5-HTTLPR, del cual tiene implicado la regulación de serotonina, que es el neurotransmisor de la felicidad.

También se ha podido demostrar, la asociación a emociones negativas, que podrían predisponer fácilmente a la depresión.

 

Ads

Claudia M; Hasse responsable del estudio explica a OpenMind, que tener el alelo corto no es relativamente malo, simplemente amplifica todas las reacciones emocionales, tanto las positivas como las negativas.

Haase asegura que la genética modula, pero no tiene la última palabra.

Heredando la felicidad

Ads

Según varios estudios previamente realizados en la Universidad de California, la felicidad en los genes tiene cierto ordenamiento de ADN que nos impulsan a ser felices, con un estado anímico positivo influye en la expresión de los mismos.

 

Aquellas personas con fe en sí mismas con un alto grado de aceptación, cumplidor de metas y objetivo la genética de células inmunes, son más favorables para este tipo de personas, ya que, poseen un alto nivel eudaimioco.

Se ha mostrado y comprobado que ciertos caracteres pueden ser trasladados a tu descendencia, esto puede modificar los genomas de comportamientos en la prole.

Una persona que ríe y se divierte mucho, genera en la química sanguínea endorfinas y sustancias química, como la serotonina; que pueden ser fácilmente trasladados a nuestro sistema reproductor Espermatozoide y ovarios

Ads

Si esta hipótesis es cierta, podríamos estar heredando en parte la felicidad que poseemos. Una vida plena, sana y feliz nuestra puede modificar la felicidad en los genes que poseemos y con ello la descendencia.

Condiciones para la felicidad

Carlos Francisco Fernández, el cual es un asesor medico colombiano, planteó que en sí, las condiciones genéticas son sumamente importantes cuando se trata de la manifestación de algunos rasgos, incluyendo a los que tienen que ver con las emociones, que actúan en función de unos factores epigenéticos.

Este tipo de factores que plantea el médico, están cerradamente relacionados a las condiciones ambientales, así como podrían ser, la nutrición, nivel económico, educación, así como condiciones sociales y culturales de su entorno.

En resumen, esto quiere decir que el estudio no solamente se engloba en que se requiere de los genes para lograr esto, sino que, también, se supone que deberían existir una serie de condiciones para que todo esto se lleve a cabo.

Ads

Como anteriormente se planteó, el estudio da a conocer que no se necesita de algunas condiciones genéticas para poder ser feliz, si no que depende normalmente, de factores preparados y estructurados que se encuentran en el ADN, que cuentan de la presencia de los factores epigenéticos favorables.