A veces pensamos que la felicidad y el éxito son cosas que son tan fáciles de conseguir que caen del cielo, que dependen de lo material, que sólo con pedirlos las tendremos en nuestra vida y para siempre.

Ads

 

La verdad, aunque no nos guste, es que tenemos que trabajar por todo lo que consigamos. Nada en la vida es gratis y menos las cosas de mayor valor. Es una dura lección que le tocó aprender a “La Roca”.

 

A los 23 años de edad no tenía siquiera dónde caerse muerto, y soñaba cada noche echado sobre un colchón que había encontrado en la calle. Acababa de romper con su chica y su entrenador pensaba que él no era lo suficientemente bueno para jugar fútbol americano.

Resultado de imagen para dwayne johnson young

Ads

Desesperado, culpó a su padre por sus propias circunstancias, aunque le pidió que le llevase de vuelta a casa al ser rechazado por la liga de profesionales. En ese momento sus ahorros sumaban 7 dólares.

 

Había tocado fondo, y eso le permitió plantearse que algún día sería más de lo que los demás pensaban. Es así que empezó a trabajar con su padre mientras se entrenaba como luchador profesional, aceptando peleas en donde las hubiere. Y por su perseverancia logró ser quien es hoy: un reconocido peleador y un actor que vale millones de dólares, y no ha dejado de ser el mismo chico alegre y humilde que se gana cada centavo con su esfuerzo.

Ads

 

La historia de Dwayne puede ser la tuya o la mía si nos valemos de la perseverancia, la paciencia y la disciplina para alcanzar nuestros sueños.

Imagen relacionada