Existen dos palabras que deberían ser suplantadas por unas frases mucho más positivas en tu vocabulario, seria reeducar el proceso del pensamiento, porque según los expertos esto te ayudara conseguir tus objetivos y por supuesto quien podría negarse a ello.

Ads
  1. “Pero” por “y”

La invitación en este caso es a que en lugar de decir “Quiero ir al cine, pero tengo que trabajar”  se diga de la siguiente manera como “Quiero ir al cine, y tengo que trabajar.

El punto es que si se usa la palabra “pero” se crea automáticamente un conflicto a nivel del pensamiento, un conflicto que a decir verdad que en realidad no existe.

Al cambiarla estarás obligando a tu cerebro a procesar las dos partes de la fase, además será de manera positiva porque no encontrara en ella nada negativo.

 

También los expertos reconocen que la palabra “y” tiene una relación de ser más positiva, el cerebro tiende a realizar una asociación  lo positivo, puesto que estarás sumando, y esas sumas son a cosas y hechos reales constantemente y no restando, lo que se traduce como negativamente.

Ads

Así que en pocas palabras es mejor evitar el decir  “tengo dinero, PERO no sé cómo gastarlo” por lo que debería ser cambiado a decir “tengo dinero Y se cómo gastarlo”

  1. “tengo que hacer” por “Quiero hacer”

Esta es una frase que cuenta con mucha efectividad incluso para tomar conciencia de lo que se debe hacer en la vida, en el día diario y de manera personal.

Esto va a incluir las cosas que son desagradables, por lo que tendrá un aspecto reflexivo muy personal, pues será una invitación a pensar el por qué lo haces.

Ads

Según los expertos un simple cambio de verbo puede lograr que se realice un cambio que tu vida, haciendo que esta  tome un sentido distinto.

Por lo que si todos los días al despertarte pensar solo en la rutina de ir al trabajo y la actividad diaria lograras que se convierta en un caos tu vida.

Otra cosa sería si todos los días al levantarte pensaras en que quieres ir a trabajar, porque recuerdas que es eso lo que te gusta hacer, y que va mas allá de una obligación por la cual te pagan.

Para ello debes recordar siempre lo relajante y satisfactorio que puede llegar a ser el haber cumplido las tareas que te has trazado.

Por lo que en lugar de pensar que debes aguantar horas y horas en la oficina, mejor piensa en que quieres ser una parte de ese grupo de trabajo, que te ayuda a crecer profesionalmente y de paso te genera una buena recompensa monetaria.

Por lo tanto aprende a diferenciar entre el gran abismo del “tengo que limpiar la casa” al “quiero limpiar la casa”

Ads

Por supuesto, aplicar estas sugerencias puede que resulten un tanto difíciles, reconoce que son fundamentales si realmente quieres alcanzar el éxito en todas las distintas situaciones de tu vida.