No todos nacimos para ser altruistas, no todos nacimos para soltar las cosas, pero todos nacemos para aprender. Aprender a soltar es amarse, aunque sea doloroso y a veces cueste sanar en el futuro agradeceremos a la vida por ello.

Ads

Ok, pero que es aprender a soltar, soltar las cargas emocionales y las secuelas de aquello que ya hemos dejado atrás de aquello que ya quedó en el pasado, sea a veces muy bueno o muy malo.

Las cosas buenas por muy buenas que fueron también son pasada y se disfrutan cierto tiempo pero también son parte de aquello que podemos olvidar, y que debemos estar dispuesto a vivir nuevos momentos mejores.

Cuando se aprende a soltar se alivian las cargas que están dentro de nuestro corazón, e incluso somos menos propensos a tener enfermedades físicas que vienen de la nostalgia y el sufrimiento.

Resultado de imagen para Aprender a soltar es parte de la vida, un arte complejo y doloroso

No todos vivimos los mismos procesos

Ads

Ciertamente como lo indica, es un arte que a veces es un tanto doloroso y sufrido, pero depende del desarrollo personal que puedan tener las distintas personas, es decir una persona madura, sabe cuando debe soltar las cargas.

Una persona que quizá esté empezando a vivir una situación amorosa o sentimental y no ha sido educada o guiada para lo que vendrá, es vulnerable a padecer dolor y sufrimiento y el hecho de soltar se le hará una situación difícil.

Pero todos estamos llamados a aprender, como ya se ha dicho, y se aprende por medio de los procesos que conllevan sufrimiento, frustración, alegría y todo contribuirá a nuestro crecimiento.

Ads

No hay que creer que uno ya nació aprendido y que a la hora de soltar las emociones será pan comido, no, es realmente falos; pero sí, aprender a soltar y el momento que sabemos hacerlo nos encaminará al éxito en muchas áreas.

Ser agradecido

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de aprender a soltar es que debemos ser agradecidos con la persona, con el momento. Absolutamente todos los que confiamos debemos dar gracias.

Y ¿por qué agradecer? Aunque sean momentos muy duros, sigues estando con vida, no te has muerto te has hecho más fuerte, más resistente, sabes por donde transitar y por donde no, sabes que cada paso que des será seguro.

Vivimos siempre pensando en lo que nos hace falta y no nos damos cuenta de todo lo que tenemos de sobra, no agradecemos porque aún estamos de pie para decirle al mundo que somos más grandes.

Uno de los principios para aprender a soltar, es perdonar, no fijarnos en las heridas que sabemos sanará en el interior y preocuparnos absolutamente en seguir adelante con todo lo aprendido.

Ads

Sin la necesidad de acumular

Ciertamente, queremos tener todo pero una enseñanza milenaria nos deja que mientras mas carguemos, menos tiempo tendremos para nosotros mismos. Si nuestras manos están ocupadas vivimos para cargar lo que en ellas están.

Dejar descansar los sentimientos y las emociones, para ver como estamos por dentro, es amarnos y salir del dolor.