Ads

Saber esperar, en la mayoría de los casos, tiene recompensa. No podemos escapar de nuestro pasado, aunque si lo gestionamos como una especie de coach personal, se pueden mejorar nuestras acciones futuras. Las personas en la vida siempre están en una constante búsqueda de algo que les motiva: dinero, amor, prestigio, poder, estabilidad, reconocimiento, etc. Saber esperar supone autocontrol, tolerancia a la frustración, temperancia y capacidad de ver la realidad en perspectiva.

Resultado de imagen para saber esperar el momento adecuado

La espera puede ser una “poderosa herramienta para crear la vida que queremos. Hay que esperar cuando se está desesperado, y andar cuando se espera. Cuando no estamos seguros de algo no hay que apresurarse, es mejor esperar a que el tiempo revele lo que verdaderamente deseamos, y el camino esté tan claro que no quede ninguna duda.

Preferimos lanzarnos a una situación sin estar verdaderamente seguros de lo que estamos haciendo, antes que seguir en un estado de “no saber”. Parte del arte de saber esperar consiste en no ubicarse en escenarios mentales que están en el futuro, especialmente cuando tiene que ver con problemas posibles, pero no presentes. Si no vivimos plenamente el ahora, este momento actual, si no dejamos de postergar todo para “algún día” distante, la auténtica plenitud siempre seguirá escabulléndose para nosotros.

Nunca es tarde para hacer las cosas, sin importar en qué edad o circunstancia se esté y de que las piezas del rompecabezas del destino son nuestras relaciones, la familia y los amigos y si se unen correctamente se podrá encontrar el significado de la vida.

Ads

Resultado de imagen para saber esperar el momento adecuado

Siempre recuerda: “cuando levantas la mirada al cielo en una noche estrellada subiéndote a lo más alto de un cerro, verás que las estrellas siguen estando tan lejos como antes…en cambio, tú tienes el riesgo de caerte porque el piso está mucho más lejos”