Nicolás Maquiavelo fue un filósofo italiano nacido en el siglo XV, conocido por desarrollar su obra con base en la política. De igual manera, fue una de las figuras destacadas del Romanticismo.

Ads

Resultado de imagen para MAQUIAVELO

Su obra más famosa, “El Príncipe”, es una muestra de su genialidad en el campo de las ciencias políticas, pues no se limita sólo a darnos luces sobre cómo ser buen gobernante sino también cómo ser un líder efectivo.

Resultado de imagen para MAQUIAVELO el principe

Es por ello que hoy te traemos 7 frases de su obra más representativa que harán que seas un verdadero líder:

 

Ads
  1. Los juicios no siempre vienen de la inteligencia: “En general, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven”.

 

  1. Decir la verdad puede ser un mal necesario: “No hay manera de evitar la adulación que hace entender a los hombres que no existe ofensa al decir la verdad; y resulta que, cuando todos pueden decir la verdad, faltan al respeto. Por lo tanto, un príncipe prudente debe preferir una tercera vía: rodearse de los hombres de buen juicio”.

 

  1. Las virtudes, si no se tienen, pueden simularse: “No es preciso que un príncipe posea todas las virtudes citadas, pero es indispensable que aparente poseerlas (…) Es central saber disfrazar bien las cosas y ser maestro en el fingimiento”.

 

Ads
  1. El castigo ejemplar no necesariamente es signo de maldad: “Castigar a uno o dos transgresores para que sirva de ejemplo es más benévolo que ser demasiado compasivo”.

 

  1. El inmediatismo nos hace vulnerables para ser engañados: “Los hombres son tan simples, y se someten hasta tal punto a las necesidades presentes, que quien engaña encontrará siempre quien se deje engañar”.

 

  1. Cuidarse del enemigo es acecharlo: “El príncipe, cuando es querido por el pueblo, debe cuidarse poco de las conspiraciones; pero cuando tiene enemigos y es aborrecido, debe cuidarse de todo y de todos”.

 

  1. Dañar al otro, evitar la venganza: “Cuando se hace daño a otro es menester hacérselo de tal manera que le sea imposible vengarse”.