1. Analizamos si las cosas merecen nuestro tiempo

Ads

Como nuestra lista de pendientes nunca está vacía, lo último que queremos es perder el tiempo en algo que no sea disfrutable o productivo. Cada asunto en nuestra agenda está cuidadosamente calificado. Por eso, si pasamos tiempo contigo, es porque realmente queremos hacerlo.

2. Hacemos muchísimas preguntas
.
Los emprendedores nunca dejamos de aprender. Incluso si el tema no tiene que ver con nuestro negocio, somos naturalmente curiosos y hacemos millones de preguntas para obtener el mayor conocimiento posible. Al salir con un emprendedor, estarás con alguien que sabe mucho y que te impulsará a seguir aprendiendo.

3. Somos “todologos”
Los emprendedores siempre tienen ganas de aprender. El resultado es que prueban de todo. Una persona muy motivada puede inspirar a personas con diferentes habilidades.

Ads

4. Vivimos para lograr cosas

Los emprendedores estamos trabajando constantemente para alcanzar una meta (muchas veces varias a la vez). Cada logro nos da el impulso para dar el siguiente paso. Tu apoyo en este proceso será indispensable.

Ads

5. Somos buenísimos para las sorpresas

Los emprendedores naturalmente ponemos atención a las cosas que pueden cambiar el mercado, así que puedes esperar sorpresas más allá de flores y chocolates (y solemos tener muy buen tino).

6. Necesitamos una pareja que sea buena para cuidarnos, darnos espacio, perdonar y divertirse
Nuestras agendas erráticas y sueños de grandeza son más complicados de lo que muchos creen. La pareja perfecta de un emprendedor apoya sus objetivos, le da espacio, perdona por trabajar mucho y sabe sacarle provecho a los tiempos libres. En cambio, los emprendedores les daremos el mundo entero.

Ads

7. Pensamos en ti y nos interesas más de lo que crees
Las razones de arriba provocan que no muchas personas aguanten salir con un emprendedor, por lo que si tú decides hacerlo, serás mucho más apreciado.  Tu amor y dedicación significan más para nosotros de lo que podrías imaginar.

La vida de un emprendedor es una montaña rusa de emociones. ¿Te atreves a vivirla?