Ads

Sentir ansiedad es una reacción normal de los seres humanos ante situaciones de estrés o incertidumbre. Sin lugar a dudas hoy en día es inevitable no sentir estrés o ansiedad. En los últimos años, estos trastornos se han convertido en la enfermedad mental número uno en muchos países. Lo peor del caso, es que el 86% de las personas con trastornos de ansiedad no lo tratan o no saben cómo. Hoy queremos mostrarte 5 formas de combatirlo de manera natural.

Resultado de imagen para ansiedad frases

  1. Hacer ejercicio. El ejercicio es una de las cosas más importantes para tener un cuerpo saludable y una mente tranquila. Cuando tu cuerpo se siente bien, tu mente se siente bien. El ejercicio produce endorfinas, y las endorfinas liberan sustancias que nos hacen sentir bien y estar felices.
  2. Practica Yoga y notarás la diferencia. El yoga presenta una serie de beneficios psicológicos además de físicos. Su práctica tiene un impacto positivo en el estrés y la ansiedad, como confirma un estudio de Thirthalli y Naveen (2013), pues reduce los niveles de cortisol, una hormona que se libera en respuesta al estrés.
  3. La tranquilizadora Pasiflora. Esta es una flor con muchísimo poder, pues ayuda no sólo a pacientes con insomnio, pero también a aquellos con ansiedad y ataques de pánico. La plasiflora ayuda a elevar los niveles de GABA (ácido gamma-aminobutrírico), un ácido que funciona como un neurotransmisor que ayuda a regular las actividades cerebrales.
  4. Escribe al terminar el día todo lo que te ha pasado. Tener un diario es una excelente opción para eliminar la ansiedad y el estrés. Cuando tienes la práctica de escribir en un diario antes de dormir, empiezas a estar más consciente de tus emociones (negativas y positivas) y a identificar por qué te estás sintiendo así.Resultado de imagen para ansiedad frases
  5. La milagrosa Valeriana: Esta hierba puede ser altamente beneficiosa para aquellas personas con ansiedad y depresión. La valeriana ha sido conocida por ser usada por muchas personas para curar el insomnio, la ansiedad, la depresión, los ataques de pánico y hasta los dolores de cabeza y las migrañas.