Resultado de imagen para warren buffett frases

Ads

Warren Buffett (nacido en 1930), uno de los mejores inversores de la historia, y el mayor accionista y director ejecutivo del conglomerado de empresas Berkshire Hathaway. Desde niño vendía periódicos del Washington Post e incluso subcontrataba a niños. También compraba paquetes de botellas de Coca Cola y las vendía de forma individual. Cuando era adolescente ya hacía el doble de dinero que la familia americana promedio. Ya de grande se convirtió en uno de los mejores ejmplos para todos los emprendedores a nivel mundial.

  1. -Pienso que es una locura si aceptas trabajos que no te gustan simplemente porque se ven bien en tu currículo.
  2. -Los pronósticos pueden decirte mucho sobre el que pronostica, pero no te dicen nada sobre el futuro.
  3. -La línea que separa la inversión y la especulación, la cual nunca es brillante y clara, se vuelve incluso más borrosa cuando la mayoría de los participantes en el mercado han disfrutado recientemente de triunfos.
  4. -Invertir en oro es como invertir en el temor y ha sido una gran inversión con los miedos que hemos sufrido de vez en cuando.
  5. -Si saber historia fuera necesario para ganar dinero, las personas más ricas del mundo serían bibliotecarios.
  6. -Insisto en pasar mucho tiempo, casi todos los días, en sentarme y pensar. Eso es muy raro en los negocios estadounidenses. Leo y pienso. Así que por lo general leo y pienso más, y tomo menos decisiones impulsivas que la mayoría de la gente en los negocios.
  7. -No necesitas ser un científico de cohetes. Invertir no es un juego donde el tipo con el IQ de 160 supera al chico con IQ de 130.
  8. -La clave para invertir no es evaluar cuánto va a afectar la industria a la sociedad, ni cuánto crecerá, sino determinar la ventaja competitiva de una empresa dada y, sobre todo, la durabilidad de esa ventaja.

Imagen relacionada

  1. -La mayoría de las personas se interesan en las acciones cuando todos los demás lo están. El momento de interesarse es cuando nadie más lo está. No se puede comprar lo que es popular y hacerlo bien.
  2. -Lo mejor que nos pasa es cuando una gran empresa se mete en problemas temporales. Queremos comprarlos cuando están en la mesa de operaciones.
  3. -La causa más común de precios bajos es el pesimismo, algunas veces penetrante, algunas veces específico para una empresa o industria. Queremos hacer negocios en un ambiente así, no porque nos guste el pesimismo sino porque nos gustan los precios que produce. El optimismo es el enemigo del comprador racional.
  4. -Lo que un inversor necesita es la capacidad de evaluar correctamente los negocios seleccionados. Nota la palabra “seleccionado”: no tienes que ser un experto en cada empresa, tampoco en muchas. Sólo tienes que ser capaz de evaluar las empresas dentro de tu círculo de competencia. El tamaño de ese círculo no es muy importante; conocer sus límites, sin embargo, es vital.
  5. -El éxito en la inversión lleva tiempo, disciplina y paciencia. No importa lo grande que sea el talento o el esfuerzo, algunas cosas sólo toman tiempo: no se puede producir un bebé en un mes por dejar a nueve mujeres embarazadas.
  6. -Has las cosas cuando lleguen las oportunidades. Tuve periodos en mi vida en los que tenía montones de ideas viniendo, y tuve largos periodos de sequía. Si tengo una idea la próxima semana, haré algo. Si no, no haré nada.
  7. -Compré una compañía a mediados de los años 90 llamada Dexter Shoe y pagué 400 millones de dólares por ella. Y me quedé sin nada. Y he gastado alrededor de 400 millones de dólares en acciones de Berkshire, que ahora probablemente vale 400.000 millones de dólares. He hecho muchas decisiones tontas. Eso es parte del juego.
  8. -La única manera de conseguir amor es siendo amable. Es muy irritante si tienes mucho dinero. Te gustaría pensar que podrías escribir un cheque que diga: “Voy a comprar un millón de dólares de amor”. Pero no funciona de esa manera. Cuanto más regalas amor, más obtienes.
  9. -Compra una acción de la misma manera en que comprarías una casa. Compréndela y apréciala de tal manera que te contentarías con su propiedad incluso en ausencia de cualquier mercado.