Cuando somos niños, lo único que tenemos para dar es amor a nuestros padres y con eso es suficiente para todo lo demás. Crecemos pensando que el amor es la única fuerza mágica que lo puede todo y llena cualquier cosa, asunto que termina por ser diferente cuando maduramos y nos damos cuenta que -en pareja, con amigos, familiares y demás- el amor no es lo único necesario. Ahí es cuando nos preguntamos: ¿Qué significa amar al otro? ¿Qué tanto se yo sobre el amor?

Resultado de imagen para amor dejar ir

Es por ello que en los distintos ámbitos donde recibimos y damos amor, la vida se nos pasa entre frustraciones, rabias, expectativas, miedos y un montón de ideales los cuáles creíamos que era amor cuando en realidad se tratan de círculos viciosos o dependencias emocionales. Esos amores “tóxicos” no son más que percepciones erróneas de lo que es amarse, y aunque suene tan fácil de hablarlo para quienes han “amado” desde la dependencia, la verdad es que hay que aprender a vivir lo que lastima: soltar.

 

Los cierres y las despedidas hieren y afectan a tal punto que muchas veces no entendemos cómo nos puede afectar tanto. Y es que perder algo -o alguien- que valoramos y queremos demasiado no es fácil para nadie. En ocasiones sucede que no queremos dejar ir aunque duela, aunque haga daño porque nos acostumbramos al sufrimiento, y así repetimos frases familiares como “El que no sufre, no ama”. Es por ello que para evitar caer en estas relaciones tormentosas debemos aprender algunos tips para amar adecuadamente.

Imagen relacionada

El amor sano no hiere. Llenarse de culpa no sirve. Al final, es más fácil ser responsable con tus sentimientos. No puedes culpar a otros por el daño que te hizo una persona porque siempre habrá nuevas oportunidades de hacerlo diferente. Por más difícil que se haga perdonar por las vivencias del pasado, se vuelve necesario seguir adelante. Las personas no cambian por amor ni por hacer feliz a otros, porque nadie va a llenar tus vacíos, miedos o inseguridades si no trabajas en ellos. Madurar es darse cuenta que amar es un asunto de responsabilidad más que de entrega.