A veces nos apegamos situaciones del pasado que no logramos superar y no entendemos a que se debe. Algunos de los motivos de apego podrían ser:

Ads

 

  • El miedo al cambio y a lo desconocido
  • No queremos perder algo que nos gusta o nos causa placer
  • Somos rígidos, para sentir control y poder
  • Una mala autoestima que nos paraliza.

Independientemente, sea cual sea la razón por la cual tratamos de mantenernos aferrados nos impide crecer, y en la mayoría de los casos, nos hace sufrir.

Actualmente, se habla mucho de fluir, de no mirar atrás, de soltar. Abrir las manos para dejar ir aquellos que nos mantiene mirando hacia atrás, debe abandonar nuestra vida para que podamos avanzar.

Hay estrategias que te ayudan a continuar avanzando, pues la única forma de continuar implica que no mires nunca atrás. Para dejar ir el pasado, aprende a vivir el presente, el aquí y el ahora.

Si fijas tu atención en todo lo que haces en cada momento, recordando que cada minuto es único e irrepetible te ayudará a que no mires nunca atrás.

Ads

 Por tal razón es importante vivir el presente plenamente y no perderlo con preocupaciones por lo que ya pasó o por lo que no podemos cambiar, el pasado.

Para dejar ir una relación o algún sentimiento, o incluso cualquier tipo de pérdida es importante cerrar el círculo y elaborar el duelo, viviendo y manejando adecuadamente las emociones relacionada a este momento.

Sanar nuestras heridas es otra forma de ayudarte a que  ya no mires nunca atrás, al ir cambiando las creencias equivocadas que nos hacen sufrir.

Ads

Para soltar cualquier situación, persona o cosa en general, es importante descubrir aquellas ganancias secundarias que obtenemos al mantenernos en esa posición y cuales creencias y pensamientos equivocados tenemos al respecto.

¿Qué puedes hacer?

  • Continuar avanzando es la premisa. No mires nunca atrás esa es la meta, y mantener la mente ocupada es una buena herramienta. Trata de pensar siempre en positivo.
  • Busca el lado bueno de las cosas, incluso en las situaciones negativas. Sonríe, sé feliz y exprésalo a los demás. La alegría es contagiosa y vale la pena armonizar tu entorno.
  • El camino correcto se encuentra adelante. Sal de la casa, comparte con las personas, no permitas que la soledad te consuma, concentrarse en el pasado ya no es una opción.
  • Saluda a la gente que no conozcas, no solo a los mismos de siempre, hazles saber a todos que estás dispuesto a ser su amigo, que eres una persona nueva, que tienes los ojos puestos en lo que se encuentra adelante.
  • Ten tu mente abierta, pudieras conseguirte en el camino con otras personas que atraviesan el mismo proceso que tú. Procura no hacer conclusiones precipitadas en base las apariencias, más bien asume siempre lo mejor de la gente.
  • Sigue adelante, la vida vale la pena ser vivida con audacia y a veces hasta con irreverencia. No pierdas más tiempo con el pasado, determínate hoy a continuar avanzando y finalmente ya no mires nunca atrás.