Imagen relacionada

Ads

Debemos tener bien claro que todo tiene su momento y que no siempre tendremos el control de lo que sucederá en nuestras vidas. La vida está llena de altas y bajas, pero esto es solo una invitación a poner a prueba nuestros niveles de paciencia y tolerancia.

Hay que aprender a esperar, saber en qué momento actuar y comprender que nada de lo que nos ocurre se hace de manera casual, todo es parte de un proceso y consecuencia de nuestras acciones y decisiones.

La paciencia y la calma nos van a permitir pasar caminos, disfrutar cada paso sintiendo un estado de tranquilidad para cada una de las cosas que tengamos que vivir se manifiesten en nuestras vidas.

No debemos encasillarnos y tratar de vivir cuadriculádamente, debemos aprender a escuchar nuestra voz interior que nos dará la calma suficiente. Debemos entender que la desesperación solo nos llevará a perder los papeles y no lograr ningún cometido, no podemos saltarnos alguna experiencia porque si no hubiésemos llegado a otro lugar y que estructuramos nuestras vidas a como lo necesitamos de acuerdo a nuestra evolución.
Todo llega a la persona que sabe esperar. Ni antes, ni después.