El karma es algo de lo que muchos hablan y pocos conocen, y se trata nada más y nada menos de una ley universal que rige la causa y el efecto.

 Resultado de imagen para karma

Según el karma, todo lo que hagas tiene consecuencias. No es por suerte o por azar que te ocurran ciertas cosas porque de algún modo, con tus acciones, las habrás buscado, aún sin darte cuenta. La libertad de elección que tienes como ser humano te permite escribir tu destino más que esperar que alguien más lo haga.

Resultado de imagen para libre albedrio

 

Todo lo que haces está regido por esta ley, cuyos principios más importantes son los siguientes:

 

#1 Principio de crecimiento: sólo tienes control sobre ti mismo, así que todo lo que hagas o dejes de hacer generará situaciones positivas o negativas en tu vida

 

#2 Principio del enfoque: no podemos esperar crecer espiritualmente si sólo tenemos pensamientos y acciones negativas.

 

#3 Principio de dar: todo lo que deseamos debe verse en nuestras acciones

 

#3 Principio del cambio: el compromiso honesto consigo mismo es la única manera de cambiar nuestro presente.

 

#4 Principio del aquí y el ahora: nuestro pasado nos dice quiénes somos ahora y el futuro no existe, así que debemos vivir y hacer en el presente para poder tener resultados

 

#5 Principio de la importancia: no importa a dónde lleguemos si no dejamos algo útil en el camino

 

#6 Principio de responsabilidad: si de verdad quieres cambiar tu vida, debes hacerte cargo de tus errores y aciertos

 

#7 Principio de creación: lo que nos rodea fue creado por la intención de alguien más, así que al ser uno solo con el universo participamos en la creación de todo, incluyéndonos.

 

#8 Principio de humildad: aceptar y aceptarnos nos permite cambiar lo que deseamos

 

#9 Principio de paciencia: no pretendas obtener resultados positivos si no trabajas por ellos. Esperemos recompensas sólo de nuestros esfuerzos.

 

#10 Principio de causa y efecto: todo en la vida es un búmeran, aunque nos cueste reconocerlo, así que no nos preguntemos más adelante por qué nos pasó esto o aquello sin ver nuestras propias acciones primero.