Las ciencias siempre han gozado del mayor prestigio por su dificultad e importancia en la sociedad, pero en la actualidad hasta los científicos más apasionados defienden la calidad de las humanidades o letras.

Generalmente al momento de elegir alguna opción universitaria, los jóvenes se inclinan por las áreas de la ciencia como alguna de las ingenierías, ciencias puras o de la salud, que representa a ese futuro tangible y próximo.

La mente de una persona que se inclina hacia las ciencias es mucho más rigurosa, incrédula, critica, objetiva y necesita fundamentos sólidos para aceptar todo aquello que se le plantea en diversas situaciones.

En cambio, la mente de una persona cuyos gustos este dirigidos más a las humanidades tiene la creatividad a flor de piel pero dirigido hacia el arte, es más pasional, poética, abierta, profunda y más. Las humanidades siguen siendo la guía en la oscuridad dentro de una sociedad.

La evolución tecnológica en el mundo no ha parado de crecer durante el transcurso de los años, por los avances que han ido logrando desde grandes científicos, pero eso no quiere decir que las ciencias, los descubrimientos científicos no tengan un ciclo vital y sean una situación temporal.

Caso contrario ocurre con las humanidades porque, si se habla de cifras, hoy en día se hablan más de 7.000 lenguas en el mundo, aunque  el avance de la globalización afecte y hoy día muchos dialectos propios de las zonas, creencias religiosas y costumbres sociales o económicas estén extintas pero se pueden observar en libros de historia.

Pese a las mentes brillantes que se forman dentro de las diversas ciencias, se han dejado a un lado el contacto íntimo con las personas, lo humano, la investigación de siglos de historia, que representa la evolución cultural del mundo y son creadas directamente por el cerebro humano.

Se debe promocionar un poco más a las humanidades, que son las que nos hacen más humanos y no usar la ciencia para eliminar el potencial del futuro humano.

En ese futuro próximo, se debe trabajar por que exista un equilibrio entre ciencias y humanidades, ya que, gracias al mundo globalizado en el que se habita, se ha visto realmente marcado por movimientos migratorios, matrimonios interraciales derivando en variaciones genéticas que han aumentado las poblaciones y también a la raza humana.

Pero, el desarrollo de la ciencia para las próximas décadas con el manejo a cabalidad, la nanotecnología, biotecnología y robótica terminara por modificar el ADN, el genoma humano o hasta crear implantes cerebrales para mejorar la inteligencia.

Ese es el momento donde deberá actuar la parte humana para resolver los problemas morales, sociales y hasta filosóficos que generen esos avances.

La mente humana es algo impresionante que ha servido para crea, descubrir, estudiar, analizar y desarrollar grandes cosas, pero es necesario que exista un balnce entre lo humano y lo científico para que la evolución humana no se vea perjudicada por los excesos de los mismos.