Es algo que se vuelve hoy en día muy común ver a las mascotas y sus dueños paseando por los alrededores de los parques, en las aceras y frentes de sus residencias.

Ads

Quien no tiene una vecina, una tía o una amiga que acostumbra a hablar con su perro como si este pudiera entender lo que dice.

Cuántos de ustedes no se han descubierto hablándoles en tono infantil a su perro después de un largo día de trabajo, o regañándolos como si fuesen sus padres por haber destruido él para de zapatos que tanto aprecio le tienes.

Si bien pudiésemos llegar a pensar por un momento que dichas manifestaciones son un símbolo inequívoco de locura, eso de sostener monólogos con los perros, mientras pasean por los alrededores.

¿Cómo influye la ciencia si hablo con mi perro?

Lo cierto es que la ciencia ha determinado que  es una de las maneras más sanas que existe de entablar una relación con ellos.

Ads

La ciencia ha fijado una postura interesante al respecto, pues está claro que los perros conocen a sus dueños, y sus dueños en el aprecio y la estima que le tienen a los mismos también saben reconocer las señales a un punto que parce que se tuviera la habilidad  de comunicarse.

Por eso, la compañía y el afecto son mutuos. Los canes tienen la capacidad de “olfatear” cuando sus amos están tristes, deprimidos o eufóricos. Afirma la ciencia que son una excelente terapia y alegran la vida.

Considerar a un perro como parte de la familia es una acción que se vuelve común, es un proceso que la ciencia a llamado “antropomorfización”. Y si bien no es algo nuevo, cada vez es más frecuente.

Ads

Sin embargo, la ciencia determina que es un “subproducto” natural que nos hace los seres más inteligentes del planeta. Estudios sobre el comportamiento humano y sus características más resaltantes en la vinculación con las mascotas así lo demuestran.

Ninguna otra especie tiene el mismo hábito que nosotros, y que lejos de ser un signo de locura es un rasgo de inteligencia.

Este habito de hablar con las mascotas según la ciencia,  de trasladar una conciencia humana a un objeto, requiere una cantidad de procesos mentales. Por eso aquellos que lo logran tienen científicamente comprobado una mayor capacidad cerebral.

 

Conclusiones

En resumidas cuentas aquellos que tienen el hábito de hablar con los animales no deben ser considerados tontos, muy por el contrario, se debe reconocer su capacidad mental.

Ads

Esto debido a que la ciencia busca demostrar que cuando una persona otorga o atribuye una personalidad a un perro y manifiesta conversaciones con el mismo está haciendo trabajar más su imaginación. También a su vez refuerza la capacidad de percibir la mente de otros seres vivos.

¿Le hablas a tu perro?

Incluso hay estudios en la ciencia que  afirman que se trata de una habilidad para conservar la salud mental,  mantener el cerebro activo. La necesidad de interactuar innata en los seres humanos está presente en estos procesos mentales siempre.