Nació en china en el año 551 A.c., fue un gran filósofo, considerado una de las personas más influyentes de este país.

Hijo de una familia pobre, nació en una era de muchos problemas y corrupción, fue funcionario y maestro. Decía que la sociedad debía regirse bajo los valores del respeto, bondad, honestidad y lealtad.

A su vez explico que la recolección de las charlas, llamada analectas, es un extendido arco de consejos que se referían a los asuntos humanos.

Basaba toda lógica honorable en el ren, que es la moralidad de la humanidad, y a su tiempo está basada en la generosidad, la nobleza, la humildad y la correspondencia.

Estos aspectos deben coexistir en la correspondencia humana, a partir del mandato de las naciones y la orientación de las empresas, hasta el sorbo general las relaciones entre amigos familia y el auto-conocimiento.

A partir de la familia Han, diversos emperadores se inspiraron en su labor para fundar la familia china. En los siglos posteriores sus doctrinas ejercieron una poderosa autoridad tanto en la ideología china como en toda la tradición china.

Seguidamente, logra ser una de las grandes figuras de la historia del pensamiento humano, crítico social e investigador de la política.

Se consagro en conocimiento de las antiguas costumbres y de los ritos y tratados religiosos contenidos en los cánones o King, y se propuso a recobrar las antiguas normas de buenas tradiciones morales, sociales y de tolerancia.

Adicionalmente, publico una disposición nacional conducido por sensibilidades razonables, humanas y justas, por las acciones arbitrarias de gobernantes de manera hereditaria, advirtió las consecuencias sociales, si los hombres que se anclen en el poder obran solamente a favor conveniente, pasándole por arriba a la misericordia y a la justicia.

Creyó además, en la recreación de las consciencias pública y privada mediante la instrucción y la autoridad de ideales culturales unificados.

Su meta fue la reparación de un mandato equitativo y la comunidad mediante las virtudes de la persona.

La clase de sus conocimientos se condensa en la buena ruta de la subsistencia, trío de virtudes que son fundamentales para el individuo ilustre son: la tolerancia, la disciplina y la audacia.

Afirmó que no basta con cumplir los deberes personales y familiares. Hay que cultivar la virtud personal, por lo tanto aquí están:

 

7 consejos que marcaran un antes y un después en tu vida.

  • Cuando veas a un caballero compasivo, intenta imitarlo, cuando veas a un individuo infernal, “reflexiona”.
  • Esperar lo brusco. Admitir lo inaceptable.
  • Una morada será resistente e inalterable cuando esta se mantiene por estas cuatro columnas: papá varonil, mamá juiciosa, primogénito dócil, hermano complaciente.
  • Exígete demasiado a ti mismo y mantente con poca expectativa de los demás. Asimismo te ahorraras malos ratos
  • Explora el pasado para predecir lo que está por pasar
  • Oigo y omito. Veo y reconozco. Elaboro y entiendo
  • Nuestra mayor honra no está en declinar nunca, si no en levantarnos cada ocasión que caigamos.