Ads

El lenguaje corporal, es todo lo que transmitimos a través de movimientos y gestos sin utilizar las palabras, y delata tu sentir o percepción acerca de la persona con la que estás teniendo comunicación. Hoy te dejamos 7 trucos que harán que sobresalgas siempre sin tener que hablar mucho

  1. Usa tus ojos para hablar: La persona que mira limpiamente a los ojos de otros es una persona segura, amistosa, madura y sincera. Nuestros ojos reflejan hasta lo que pensamos. Por eso, constituyen una ayuda poderosa en la conversación.
  2. Utiliza tus manos a tu favor: Tus manos se pueden aprovechar muy bien para complementar tus palabras y dar mayor fuerza a tu conversación. No las utilices inútilmente y mucho menos para hacer cualquier cosa que distraiga a la otra persona. Tampoco las uses violentamente, palmoteando o pasándoselas casi en el rostro a la otra persona.
  3. No invadas el espacio personal de la otra persona: Es bueno demostrar cariño, pero también hay que guardar las formas. Muéstralo no tocando a la otra persona innecesariamente. Hay quien se siente muy molesto si le tocan, ten cuidado. Además no hables o escuches con las manos metidas dentro de los bolsillos porque eso denota indiferencia y mala educación de tu parte.
  4. Expresar aburrimiento: Si alguien finge interés en una conversación, la otra persona se dará cuenta inmediatamente por algún gesto demás. Moverse nerviosamente o levantarse, cruzar y descruzar las piernas, moverse en el asiento o mirar constantemente el reloj demuestra aburrimiento y es irrespetuoso para la persona con la que estás conversando.
  5. Sentarse correctamente: Cambiar constantemente de posición al sentarte expresa que estás aburrido. Si mueves incesantemente los pies durante la c onversación, tu interlocutor pensará que estás molesto, inseguro, irritado, nervioso, cansado o aburrido.
  6. Tu mirada te delata: Cuando estés hablando con alguien, dirige tu mirada a la persona no a otros lugares. Mantén el contacto ocular, pero sin fijar en exceso la mirada: eso lo hacen los locos.
  7. Control de las expresiones del rostro: Equilibra un rostro sonriente con un rostro que está satisfecho de estar presente en la reunión o momento social. Pero no exageres. Sonreír demasiado frecuentemente puede convertir el gesto en una especie de mueca y dar la impresión de que es algo hueco, vacío y fingido.