1. No prestes atención a las malas opiniones de ti: Así seas la fruta más rica y jugosa del planeta, habrá personas que detestarán la fruta. Siempre habrá comentarios malos sobre uno, recuerda que la envidia existe en las personas. No dejes que esos comentarios te detengan, no prestes atención y no permitas que afecte tu autoestima. No cambies tu forma de ser, para gustos hay colores y, todos somos distintos por una razón.
  2. Aprende a decir “No”: La amabilidad y la generosidad son valores que todos debemos tener, sin embargo, debe existir un límite. No puedes dejar que las personas se aprovechen de estos valores. Si hay algún amigo que suele hacerte pagar siempre por los almuerzos u otro que no deja de pedirte favores, es tiempo de que coloques límites en tu vida. Debes aprender que a veces es importante decir “No”, así te sentirás mejor tú y le darás una lección a los demás.
  3. Que tu energía no se vaya en reparar a otros: Ofrecer una mano amiga o escuchar a alguien que pasa por una situación delicada está bien, pero no puedes dejar que esto afecte tu vida. Hasta cierto punto podemos involucrarnos en los problemas de los demás. Así que no dejes que las situaciones de otros consuman tu energía.
  4. Guarda un tiempo para ti: Está bien que necesitemos un momento para nosotros mismos. A veces nos cansamos de todo el caos que tenemos que lidiar constantemente. Un paseo por la playa, salir a comer un helado, sentarnos y respirar, todo eso podemos hacerlo solos, dedicando un tiempo a nosotros mismo y a nuestra tranquilidad.
  5. Tú eres el factor más importante: La idea que tengas de ti es lo que más va a influir. Todos podrán decir mil cosas negativas de ti, pero mientras tú te mantengas fiel a quien en realidad eres y te quieras a ti mismo, todo estará bajo control.