La danza ha sido y será desde épocas remotas hasta nuestros días, un generador psicológico de asombrosos aportes y beneficios al ser humano, ya que despertará en él una incalculable cantidad de beneficios psicológicos como terapia, manifestará y será beneficiosa toda vez que se internalice.

Bailar permite aumentar la autoestima como ser creativo que se atreve a conocer y darse a conocer mediante su lenguaje físico perseverante. Permite el autoconocimiento, es decir, crea una conciencia y reconciliación de las emociones pasadas. Esta acción repetida constantemente, puede implicar una nueva autoimagen y con ella, transformar psicológica y físicamente para dar paso al aumento de la confianza en sí mismo y con el mundo que le rodea.

Es importante orientar la práctica de bailar para estructurar aspectos de tu propia subjetividad, para crear un puente entre otras vías de comunicación con uno mismo u otras personas.

En esta misma colocación de ideas, el arte de aprender a bailar nos desvela la historia de nuestra civilización, podemos expresar con esta divertida disciplina que permite sanar el cuerpo y disfrutar de la amplitud para reinventarse, moldearse con el entorno de manera enriquecedora y permitirle un mejor desenvolvimiento en el mundo habitual y cotidiano.

El baile permite relajarte y liberar tensiones. Se ha comprobado que uno de los beneficios es que ayuda a prevenir la leve depresión y mejora la confianza en la persona, contribuye la regulación de los niveles de serotonina y dopamina, neurotransmisores claves y fundamentales para evitar la depresión. A través de la música se reduce el estrés, la ansiedad y permite la expresión de emociones y sentimientos, mejora y eleva la actividad física y motora.

Cabe destacar que así mismo, a través del baile, la persona se encuentra más feliz ya que se divierte, y por ende también al bailar genera un auto risa y permite emanar de manera espontánea el entusiasmo.

Los 5 beneficios en el aspecto psicológicos al  aprender a bailar son:

  • Mejoramiento de autoestima, alcanzar un nivel más alto cognitivo.
  • Sirve como herramienta para el tratamiento psicoterapéutico para personas con discapacidades intelectuales, logrando resultados asombrosos en ellos, mostrando la transcendencia del baile en la vida cotidiana; permitiendo también, liberar memoria corporal.
  • Permitirá desinhibirse de un ambiente extrovertido y pasará a un plano afectivo y logrará adaptarse con facilidad a equipos de trabajo y estudio.
  • Alcance del goce y bienestar con su propio cuerpo, alma y razón.
  • Elevará su calidad de razonamiento verbal y de inteligencia múltiple, ya que alcanza entre relacionarse más rápido entre mente y cuerpo. También ayuda a disminuir el estrés.

Así mismo, podemos llegar a la conclusión de que el baile te ofrece una gran cantidad de beneficios, tanto mentales, físicos e espirituales, donde nos ayudará a su vez, a superar o alcanzar la liberación y relajación del mundo cotidiano, donde muchas veces puede llegar a ser un poco agobiante para nosotros mismos en el día a día de las demás personas.