Tener un sistema de apoyo es tan importante como tener talento, conecciones, constancia e ímpetu. Después de todo es tu sistema de apoyo el que te ayuda a mantenerte fuerte en los momentos más difíciles. Tus amigos, deben ser parte de este sistema, no solo personas que ves en los buenos momentos y nunca aparecen para nada más. Por eso es importante que tengas al menos uno de estos 4 tipos de amigo:

  1. El que siempre te entiende: El que ha pasado por situaciones similares a las que tú vives. Ha tenido problemas parecidos y ha sabido sobrellevarlos. Te entiende de una manera que difícilmente entienden los demás y te hace sentir cómodo cada vez que le confias algún aspecto de tu vida.
  2. El que te divierte: Este amigo te ayuda a divertirte. No necesariamente está yendo a fiestas todo el día. Más bien simplemente sabe cómo relajarse y pasar un rato agradable y ameno.
  3. El que te aconseja: Es el amigo al que le puedes contar cualquier problema sin importar lo complicado que sea. Siempre va a saber darte una perspectiva distinta a la tuya para ayudarte a resolver. Tiene respuestas llenas de sabiduría que siempre logran salvarte de situaciones difíciles.
  4. El que quiere avanzar: Siempre lo ves alcanzando las metas que se propone lo que te inspira a hacer tú lo mismo. Sus energías siempre están enfocadas a un objetivo y ayuda a que tú también puedas sentirte enfocado.